El Increíble Señor Galgo – Diego Vargas Gaete (Marciana, 2016)

IMG_8537[1]

Dudé en leer esta novela porque, según su contratapa, es la segunda parte de una trilogía que empezó con La extinción de los coleópteros (Momofuku, 2014). La duda viene por varios puntos: la hinchada de huevos de quedar rehén del artilugio de lo serial, la posibilidad de no disfrutar la obra leyendo sólo una parte o tener que lidiar con la molestia de lo incompleto.

La arranqué con un contrato de lectura precario, apurado por varios otros libros esperando su turno.

“La extinción de los coleópteros” no me había llamado la atención en su momento. “El increíble…” comienza con un segmento del borrador de la novela de Galgo, “Parche antes de la herida”, la obra que lo hace una estrella. Es un texto experimental. Bah, experimental: digamos que esta estructurado como un truco de taller. La última palabra de una oración, empuja a la siguiente bajo la forma de una enunciación de diccionario. Seria así. ASÍ: la manera en que escribe la novela Galgo. NOVELA: uno piensa que semejante embotellamiento técnico va a provocar el pronto abandono, pero la verdad es que termina siendo entretenida. ENTRETENIDA: parte de la gracia son los diferentes registros. REGISTROS: es una novela coral, pero inteligentemente el formato múltiple no distrae y al terminar de leerla lo que queda es la pregnancia de una narracion clásica.

Porque es la historia lo que hace clásica una obra, asi se cuente con emojis o fragmentos de un diario escrito por un mono del futuro o un narrador omnisciente.

A lo largo de “El Increíble..” se intercalan segmentos del borrador de la novela de Galgo, cartas a diarios, mensajes en una botella, denuncias judiciales, un diario personal y otros lugares desde donde se arma la historia. Por un lado se arma un profile y por otro corre la historia por el camino que desemboca en el tercer acto.

Le pregunté a un amigo chileno si conocía a Diego Vargas Gaete (ah, porque el autor es chileno, no lo dije) . Me contestó: “En mi vida lo había escuchado. Si no es famoso en Chile, hay que leerlo. Acá o eres amigo del grupito de Zambra o no existes.”

Por suerte, a pesar de que hay unos hilos transandinos no tan invisibles (parte de la historia transita el género “nostalgia del colegio” y el subgénero “creciendo en la dictadura”), su resolución sorprende y completa un sentido que fue muy bien llevado.

No digo más.

Me gustó.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s