El momento de debilidad – Bob Chow (Nudista, 2014)

Otro libro de Nudista, la editorial de los buenos contenidos y la tipografía discutible en las tapas. Esta vez una novela corta (habría que empezar a aclarar cuando son largas y a éstas decirles novelas a secas). El título es de esos que se olvidan al instante si no se lee la novela, que es cuando uno quiere recordar el título de los libros. El nombre de autor es más amable con la mnemotecnia, se llama, se hace llamar, decidió ponerse así, Bob Chow. Un poco nombre de perro, un poco comida de gatos. En la biografía del final del libro dice: “Bob Chow (1963). No hace nada.”.

La vida de los pseudónimos no es ni buena ni mala, pero toda esta cosa del autor misterioso (en este espacio, acá nomas, lo tienen a Pynchon y su no-foto de la solapa y a J.P. Zooey – ya dije ahí la desconfianza que me provoca), me trae una pregunta: ¿tiene algún efecto en el mundo de los usernames?

El problema es que el autor como ente es necesario, aun sabiendo que el autor de nombre y apellido es ya un pseudónimo. Paul Auster, con su fotito en blanco y negro es un personaje más mentiroso que Bob Chow y su biografía nihilista. ¿Entonces? Entonces si uno guglea porque quiere saber más no se encuentra con la nada ideal sino con mil formas malísimas de la nominación (“artista multidisciplinario”). No, no, mejor los nombres que ser nombrado con el hacer.

La novela me vino con la manija de un lector anterior, un lector premium al que todavía no le perdí la confianza. Viene con un prólogo también, pero ustedes ya saben que los prólogos acá, no. Ahora pienso que capaz que decían algo del autor, pero bueno, me voy a arriesgar a quedar en offside estando habilitado.

El momento de debilidad es literaria y lúdica, así que se disfruta. Por momentos parece que va a ir por el lado del diario de un piola, pero el astuto Chow ensucia lo suficiente el asunto. Aparecen mujeres fatales que hacen honor a ese adjetivo. Es una novela drogona también y eso es su punto débil (porque es donde tambalea en la redundancia – se explicitan los hongos, se nombra a Barrett-). Sin embargo hay algo del linaje drogón más natural que la salva. La naturaleza SALVAJE está todo el tiempo empujando el lenguaje.

¿Es pulp? Es pulpa reseca a la que se le volvió a echar agua. ¿O sea? Yo no dudaría en que sí, que es re pulp, en el contexto de meterse en el género con un machete, no en la idea del tour para viejos como hace Tarantino.

Un detalle: Los capítulos se denominan con números pero los párrafos arrancan con una sentencia muy buena que alude – a veces- lo que se desarrolla después. No como el espoiler clásico de las novelas de aventuras (“De cuando el pirata quiso agarrar su pata de palo y descubrió al polizón”) sino un roce tangencial (“Bien, muy bien la estadía”, “El cartero de la verdad”).

Geografía: el mundo del calor y la alimaña.

No sé algunos de ustedes vio Irma Vep, la mejor película de Assayas. Bueno, ese final, este final.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s