222 patitos – Federico Falco (Eterna Cadencia, 2014)

Lo primero que leí de Falco fue la novelita Cielos de Córdoba, una historia que lleva al lector a un estado Ken Loach serrano. Después conseguí La Hora de los Monos que incluye cosas geniales (Las aventuras de la señora Ema y Los días que duró el incendio, mis favoritos). Me quedaba por leer el primer libro de cuentos, 222 patitos, y Eterna Cadencia lo acaba de reeditar, así que buenísimo. Tiene un libro de poesía que, para qué mentir, no creo que llegue a leer salvo una circunstancia excepcional.

Esperaba irregularidad entre los relatos por ser lo primero. Tiene cuentos con momentos brillantes y resoluciones que bajan (Pinar). Otros que vienen anodinos y terminan con un golazo al ángulo (El perro azul). Y hay muchos muy buenos (El pelo de la Virgen, El Ave Fenix y El tio vidente, mis preferidos). Eso, la alltura donde llegan los mejores, no lo esperaba tanto y me sorprendió muy gratamente.

IMG_20141220_151038875_HDR

Me gustan dos cosas de los relatos de Falco, ya pensados como una obra:

– Que se acerca a lo sexual por el camino oscuro y sin huella de la complejidad real y no por la autopista del imaginario que sólo coge. Falco no enumera, no taguea cualidades ni recorta fetiches. Pone lo sexual entre totems perdidos en la niebla de la incertidumbre.

– Que vuela. Es ésta cualidad la que menos me gusta cuando no termina de cuajar (para donde yo sospecho, espero o quiero que cuaje, que para eso compré el libro)  pero la que más conmociona cuando da en el centro.

Ahora a esperar el próximo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s